Un viaje solidario y con alitas

Encuentro en Sevilla de enfermos, familiares y cuidadores
12/06/2023
Viajando desde casa
15/08/2023
Show all

Él no lo sabe porque no las puede ver, pero Carlos tiene unas alas que le protegen en los momentos difíciles y que le hacen sortear cualquier tipo de problema.

Por si acaso, no se lo digáis para que no se confíe.

En su recién estrenada jubilación, emprende un viaje en Vespa por las 27 capitales de la Unión Europea. Un apasionante viaje que lleva preparando mucho tiempo y que seguiremos con expectación a lo largo de los próximos meses.

Su empatía con la situación de Carmen, ha hecho que, además, este viaje lo convierta en un viaje solidario para dar visibilidad a la enfermedad de Huntington y recaudar fondos para la investigación.

Nos conocemos desde la más tierna infancia. Hemos compartido en Santa Eulalia de Gállego (Zaragoza), pueblo de nacimiento de nuestros padres, veranos enteros cargados de aventuras que fraguaron una gran amistad.

Siempre se las ha apañado para mantener el nexo de esta amistad a lo largo de todos estos años, incluso en circunstancias donde por ubicación geográfica y compromisos laborales se hacía más complicado, ahí estaba siempre Carlos.

Discreto y sin hacer ruido, siempre ha aparecido en los momentos importantes de mi vida.

Su carácter emprendedor siempre me ha llamado la atención.

Magnífico conversador y argumentador. Tiene una visión global de los acontecimientos igual de grande que su capacidad de despiste. Impulsivo, noble y con un gran sentido del humor. Lucha y pelea por el bien común de sus amigos, sin necesidad de ser el protagonista.

Su especialidad es encender mechas de vida y disfrutar de las hogueras que producen.

Conocedor de mis circunstancias personales, siempre ha tratado de buscar lo mejor para que me sintiera bien.

Durante estos últimos años, hemos compartido muchos kilómetros por nuestra afición común a viajar en moto y hemos encontrado una magnífica combinación entre tolerancia, compañerismo y disfrute del viaje.

 

 

 

 

 

 

Para mí es un magnífico apoyo y retroalimentamos nuestro espíritu mutuamente.

Creo que es imposible no quererlo, porque con la edad, hasta se está volviendo un poco más sensible y cariñoso.

Te deseamos suerte en este viaje, que lo disfrutes, lo saborees y  si es necesario, utiliza tus alitas para sobrevolar cualquier tipo de problema.

Cuando vuelvas, serás un poco más sabio y todos nos beneficiaremos de ello.

Gracias Carlos y feliz viaje.


Si quieres colaborar en el proyecto, este es el enlace. Muchos pocos hacen un mucho para la investigación.

Si estás interesado en seguir su viaje por Europa, lo puedes hacer en Instagram @casaucauvespatour.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.